13.4.13

Las noches en que los gatos sollozan

¡Hola! Aquí les dejo el relato de mi autoría que quedó en segundo lugar en el concurso del mes pasado del portal ImaginaLee. ¡Gracias a todos los que votaron!


LAS NOCHES EN QUE LOS GATOS SOLLOZAN

El reloj marca la medianoche y yo no puedo estar menos que aterrada, pues es cuando vienen a mí, en oleadas irregulares, los más terribles silencios.
Afuera, durante esas noches, todo el mundo parece detenerse.
Pero del mismo modo, y cual tétrica contraparte, hay ocasiones en las que los gatos que visitan mi tejado maúllan tanto, que me pregunto si cada que suenan las doce campanadas son parte de una metamorfosis que los convierte en humanos, casi como por arte de la magia más oscura. Concretamente: cuando los gatos se lamentan, me pareciera que en realidad lo estuviera haciendo un niño pequeño. Y a mí eso me estruja el corazón.
Las noches en que los gatos sollozan (sea el acto parte de su ritual de apareamiento o no), son en las que no puedo conciliar el sueño: enloquecen mi mente, intranquilizan mi alma; quisiera salir a buscarlos, darles un afectuoso abrazo… simple y llanamente: consolarlos.
Las noches en que los gatos lanzan tan horrendos alaridos, son también en las que temo por mi vida, porque no sé si lo que quieren es recordarme que si salgo a su encuentro, podría hallar algo más que sólo gatos transformados.


2 comentarios:

Marianne M dijo...

Ya veo por qué quedó de finalista, se te da demasiado bien escribir suspenso. Actualiza pronto!

Un saludo desde Perú ;-)

http://diarioanecdotica.blogspot.com

Marianne

Athena Rodríguez dijo...

Gracias por pasar y comentar.

Saludos ^_^